Vie, 26, noviembre, 2021
Home > EDITORIAL > VISIÓN EDITORIAL

VISIÓN EDITORIAL

La historia de un amor…

 Por: Stibaliz RuizUrquijo

18 de octubre del 2021

Estaba pensando en los matrimonios que duran todo una vida, me emociona ver como con el paso del tiempo siguen siendo todo un ejemplo de: amor, honestidad, lealtad, claro que han tenido sus problemas, sus cosas.

Conozco muy de cerca a una pareja que han cumplido 53 años de NOVIOS, tienen 45 de casados, pero ellos siempre festejan su aniversario, pues de las dos fechas, es un gran ejemplo verlos, son un equipo, un tremendo equipo, veo como disfrutan de ellos, de su estar, de sus recuerdos, de sus historias, incluso de su soledad, que en los últimos dos años les ha cambiado un poquito, pero eso es otra historia.

Él nunca le hizo la pregunta que toda mujer puede esperar “¿Quieres ser mi novia?, el simplemente la agarro de la mano y la invito a la “fuente de sodas” a platicar, punto, novios.

Cada año él le pregunta que si quiere ser su novia y ella siempre contesta ¡Si, si quiero! Y para nada son una pareja de esas empalagosas, cursis pudiera decirse, ellos se toman de la mano, en cuando caminan juntos, cuando van al super, pueden estar en casa cada quien en sus cosas, pero siempre, de los siempre se buscan uno al otro para preguntarse cualquier cosa.

En estos tiempos de Covid me impresiona la manera que fueron encaminando la nueva vida, para no morir en el intento. Él es una persona que le gusta hacer sus juegos, le gusta estar en su computadora, ella en su teléfono, hablado con sus hermanas, siempre buscando algo que hacer, aunque a veces se acaban las ideas y que Dios te agarre confesado.

El punto es que me dan un ejemplo de cómo cuidar el amor, como sembrarlo, y aunque yo ni años luz, vaya a cumplir 53 años de novia con alguien, y he tenido un divorcio, no dejo de creer en el matrimonio. Y la razón es muy sencilla: ellos.

No digo que hayan tenido una vida, super fácil, claro que no, han tenido sus problemas, uno con el otro se ha refugiado cuando se fueron los Papás, cuando los hermanos comenzaron a despedirse. Aparte el con una vida de músico, de las profesiones más difíciles para trabajarlas en casa, cuando llegaron los hijos: ¡Magos! Nunca falto él en casa, gracias a ella.

Él siempre dice que vivió más años con su suegra, que con su Mamá, y si, su Mamá murió joven, y su (años después, suegra) lo abrazo tan fuerte que ya no lo soltó, ni él a ella, fue su: Ruca.

Ella, no tenía cuñados, tenía hermanos y hermanas de vida, una de sus cuñadas, su mejor amiga, y la otra fungió casi, casi, como una suegra.

Que historia, ¿no? Hoy me nació del corazón platicar esta vida que conozco muy de cerca porque me siento muy orgullosa de ellos:

Ellos son mis Papás.

Mi historia de amor favorita, mi historia mejor contada, y ellos dos mi mejor sonrisa.

¡Feliz aniversario, Mami y Papi!

 

ruiz.urquijoopinion@gmail.com

 

You may also like
VISIÓN EDITORIAL
VISIÓN EDITORIAL
VISIÓN EDITORIAL
VISIÓN EDITORIAL

Leave a Reply