Dom, 11, abril, 2021
Home > EDITORIAL > VISIÓN EDITORIAL

VISIÓN EDITORIAL

¡Empatía! ¡Empatía!

Por: Stibaliz RuizUrquijo

22 de febrero del 2021

Me gusta mucho observar a las personas, y eso me ha llevado a darme cuenta cuando una persona está desesperada por tener poder. Pero en realidad no es querer sentirse super poderoso, es tener “según” el poder para tratar a las personas como si todas fueran inferiores a ella, a él.

De qué sirve estar tan estudiados, tener un buen puesto, ganar dinero, como nunca lo habías soñado, si te falta lo principal; tener don de gente.

Si no tratas bien a las personas, pues es muy seguro que vas a estar con problemas serios durante toda tu vida, si das dos caras, aún peor, porque la gente se confunde, la gente no es tonta, si te tratan mal de inmediato das media vuelta y te vas, uno no permite que se le trate mal, porque uno no es así. El problema es cuando piensas que todo el mundo está a tus pies, y tristemente para su suerte, no es así.

Todo esto me trae a la cabeza lo que he venido insistiendo desde hace unos meses, lo que necesitamos ahorita (y siempre) es empatía, todos, todos sin excepción traemos la cabeza llena de miedo, miedo a la pandemia, miedo a perder el empleo, miedo a no encontrar trabajo, miedo de enfermarnos, miedo a la situación económica, ansiedades, y puedo seguir la lista sin parar, no tenemos el derecho a hacer sentir mal a nadie, ni con pandemia, ni sin pandemia.

Debemos respetarnos los unos a los otros, ayudarnos, hacer equipo; en casa, en la oficina, con tu familia, con tus amigos, con el conserje, con todo el mundo, ahorita pasamos por una situación que nos trae de cabeza y obvio, no sabemos controlar la situación porque nada por ahora ha tenido una solución, nos vamos a ir relajando (mentalmente) cuando comencemos a darnos cuenta que todo pasa, posiblemente lento, pero pasará.

La pandemia no es eterna, los problemas tampoco, pero un mal trato se queda grabado para toda la vida, y es ahí donde comienza tu descenso, y en caída libre, nadie mete las manos, nadie te ayuda a salvarte de la etiqueta “non grato”.

A lo largo de los años, he aprendido a valorar más mi tiempo, ahora soy muy celosa de mi tiempo, para estar con los míos, para disfrutar de mis hobbys, después de muchos años te das cuenta que el trabajo que desempeñas puede ser maravilloso, y ese tiempo también se valora, pero al final del día, lo único que te va a quedar es tu familia, tus amigos, la gente que en verdad te quiere. Por eso insisto en que debemos tenernos más tolerancia unos con los otros, con tus hijos, con tus padres, con tus hermanos, amigos, compañeros, empleados, con todos, debemos ser más conscientes de que todos somos humanos y de formas diferentes, nos llegamos a sentir mal o a tener un mal concepto hacia una persona, máximo en este tiempo, que el desempeño social ha sido totalmente cambiado en nuestras vidas, y aunque muchos digan que no necesitan de un abrazo, de un beso, de una palabra de aliento, en este momento TODOS extrañamos aquellos tiempos.

 

ruiz.urquijoopinion@gmail.com

Leave a Reply