Dom, 26, septiembre, 2021
Home > EDITORIAL > VISIÓN EDITORIAL

VISIÓN EDITORIAL

TE INVITAMOS A LEER EL INTERESANTE EDITORIAL DE LA SEMANA 

«No veo otra manera»

Por: Stibaliz Ruiz Urquijo

26 de julio del 2021

Estos días he estado pensando, que nosotros mismos debemos de retomar las precauciones extremas con las que comenzamos la pandemia. Las comenzamos de un modo exagerado porque no sabíamos a que nos enfrentábamos, porque llego un virus, porque te vas a contagiar y a morir, punto, era lo que sabíamos.

Y comenzamos con una locura de vida, que era, que no salgan los Papás, solo una persona va al súper, llegas del súper y sacas todo lo que compraste, lo desinfectas, lo limpias y lo guardas, tú, te quitas los zapatos afuera, casi creo que la ropa también y directo a la regadera… se lee exagerado, pero era una realidad, eso hacíamos, no sabíamos si era mejor usar guantes en la calle, que cubrebocas era el mejor, que desinfectante era mejor, que gel usar, unos solo te dejaban pegajosas las manos, era un tremendo caos, pero aprendimos.

Comenzamos a agarrar las cosas con más claridad, con más serenidad, a entender (o tratar de hacerlo) el virus, a leer más, a escuchar las noticias, unas alarmantes, que te mandaban a la cama lleno de miedo, viendo como las cifras subían y subían y pensábamos que nunca habría un control, otras más amables, y ¡boom! Llego la vacuna que tanto esperábamos.

¿Qué pasó? Error garrafal, nos confiamos. Los vacunados comenzaron a salir, unos conscientes de que la población que más expuesta está son de 49 a 20, otros salieron y dijeron: ¡fiu! Estoy vacunado, ya no me pasará nada, se fue de vacaciones, anduvo de turista conviviendo con gente, sin cubrebocas, al cabo ya estoy vacunado…  y error, se contagió, hizo cadena, se contagió toda la familia, y ya sabemos la historia.

A que voy con todo esto, vamos a regresarnos al día 1, en que todo era incertidumbre, en que el gel antibacterial, el sanitizante, las toallas desinfectantes, los tapetes, el shampoo de las manos, era lo que más teníamos en casa, en la bolsa, en la mochila, salíamos a la tiendita de la esquina y traíamos todo el kit, nos subíamos al coche y nos echábamos de todo lo que traíamos en la bolsa, limpiábamos el coche al bajar, al menos el volante, la palanca, etc.

Debemos regresar al día uno, obvio, ya con la experiencia de la primera vez, si, con miedo, pero más centrados, ya con la moraleja que nos han dejado estos larguísimos meses, para mi han sido eternos.

Hagámoslo, tengamos el miedo que tuvimos el día 1, tengamos el miedo de saber que un ser querido esta contagiado y con la incertidumbre, de que le dio leve el virus o fue a dar al nosocomio, hagámoslo, como cuando por primera vez a causa del virus perdimos a un ser querido, hagámoslo como si otra vez todo fuera nuevo para nosotros.

Es la única forma que tomemos la consciencia que NECESITAMOS, la responsabilidad social que tenemos en nuestra mano, de contribuir a bajar estadísticas, si no lo hacemos, en septiembre estaremos al tope en los hospitales otra vez, sin ventiladores, con otro caos que no se si anímicamente estamos preparados para recibir, yo me rehusó a volver a pasar por ese 2020 que nos dejó devastados, con vacíos enormes, con el corazón triste.

Cuídate, cuídame.

ruiz.urquijoopinion@gmail.com

You may also like
VISIÓN EDITORIAL
VISIÓN EDITORIAL
VISIÓN EDITORIAL
VISIÓN EDITORIAL

Leave a Reply