Mié, 03, marzo, 2021
Home > Seguridad > PRIMERO LA DESPOJAN Y AHORA LE NIEGAN 20 MIL PESOS

PRIMERO LA DESPOJAN Y AHORA LE NIEGAN 20 MIL PESOS

EL REY DEL CABRITO, NO PAGA

A finales del año pasado, Doña Olga Valdés de Martínez, esposa de Jesús Alberto Martínez, dueño del reconocido restaurante “El Rey del cabrito” denunció haber sido despojado por su marido y su hijo de nombre Jaime Arturo, de sus propiedades y herencia a base de engaños, hoy tras un litigio, logró que se le diera una pensión mensual de 20 mil pesos, y ahora ni eso le han querido otorgar sus familiares.

El pasado mes de septiembre, Doña Olga hizo público a través de rede sociales el despojo del que había sido víctima al acceder a firmar unos documentos ante el notario público, a petición de su hijo Jaime Arturo; con esa firma Valdés de Martínez le cedía el control y derechos de sus propiedades y bienes a su hijo, quien aparentemente la habría engañado para que accediera a signar los documentos.

Valdés de Martínez inició un proceso legal, pero a la vez el dueño de los restaurante y esposo de la afectada cambió todos las propiedades y bienes a nombre de sus hijos y él se dio de alta como empleado del restaurante con un sueldo de 50 mil pesos mensuales.

Ante las condiciones adversas que enfrentaban Doña Olga y su defensa, optaron por interponer un recurso legal para embargar el salario del que, ahora, se decía empleado del restaurante y esposo de Valdés y un juzgado determinó que de esos 50 mil pesos que recibía como pago mensualmente, debía de otorgarle a su cónyuge la cifra de 20 mil pesos, con carácter retroactivo al mes de diciembre.

Tras recibir esta notificación de parte del juzgado, Doña Olga y su representante legal acudieron al restaurante ubicado en la avenida Constitución poco antes de su cruce con Gonzalitos para reclamar los 40 mil pesos, correspondientes al mes de diciembre como del mes de enero.

Sin embargo, ahí fueron notificados por empleados que los encargados no estaban presentes y desconocían el horario de llegada de éstos. Ahí permanecieron por varias horas, hasta que una persona quien se dijo ser representante legal del restaurante arribó al lugar y les pidió desalojarlo ya que era propiedad privada.

Aunque hubo connatos de bronca entre ambos representantes legales, y se hicieron presente elementos de Fuerza Civil, las cosas no pasaron a mayores.

Sin embargo, Doña Olga se retiró sin que le fuera entregada la pensión que un juez había dictaminado a su favor.

De tal forma que ahora, sin propiedades, sin bienes, sin pensión y con una deuda con su representante legal es lo que enfrenta Doña Olga al no tener respuesta ni de su esposo, de su hijo ni tampoco del representante legal de ambos.

Leave a Reply