Mié, 03, marzo, 2021
Home > EDITORIAL > 2021

Por: Stibaliz RuizUrquijo

4 de enero del 2021

Deseo que hayan pasado una tranquila noche vieja y que este año 2021 sea mucho mejor que el que acabamos de despedir, realmente lo deseo. Nos encontramos en un momento muy crítico y nada nos cuesta poner de nuestra parte. Las cifras de contagios están por los cielos, la ocupación hospitalaria está rebasada,  cada vez estamos peor. Y yo a eso le llamo irresponsabilidad de nuestra parte (no todos) pero todos los días por mi cabeza pasa; ¿en que está pensando todo esa gente que sigue sin cuidarse? sin tomar sus precauciones, en la calle.

No tenemos a nada que salir, sólo los que nos toca salir a trabajar, pero me sigue impactando la cantidad de gente, ¡de tráfico! Que hay en la ciudad, las autoridades ya dan gritos de desesperación y ni así entendemos, cuanta gente hemos dolorosamente perdido por esta pandemia que nos ha cambiado la vida, muchos tuvieron una silla vacía en su cena de navidad, a muchos nos faltó el abrazo de ese ser querido que ya se ha ido. Me pregunto; ¿eso no es un foco rojo?

La medida de cerrar prácticamente todo en el estado el domingo, me parece buena medida, ahorita es (bueno siempre, desde que comenzó la pandemia) cuando más nos tenemos que cuidar, no bajar la guardia, muchos lugares, ya ni siquiera toman la temperatura o te ofrecen gel, ya no está el tapete. Al momento que se han anunciado las vacunas en ningún momento nos dijeron: ¡Listo! ¡Ya pueden salir! NO, al contrario, las vacunas están llegando poco a poco, para tratar de controlar la situación.

Me es ilógico el comportamiento de mucha gente que sigue haciendo la vida como antes, ya no tenemos esa vida, todo ha cambiado, y lo que nos toca es cuidarnos y cuidar a los demás, esto sigue y no va a terminar en 10 días, nos falta, pero más nos falta conciencia.

Es tan preocupante ser sospechoso y pensar que puedes ser asintomático y que puedes ser la cadena de contagio, para mí eso es aterrador, no podría cargar con eso en mi cabeza. Es por eso que insisto, tenemos que cuidarnos, sé lo molesto que puede llegar a ser el tapabocas, pero es nuestra salvación, es el primer control que debemos de tener y sigue habiendo gente sin utilizarlo.

Ya vendrán momentos mejores, ya llegará el tiempo de volver a ir al cine, al teatro, ¡de abrazarnos! Todos y cada uno de nosotros hemos resentido muchísimo el no poderlo hacer, cuántas veces hemos visto a alguien muy querido y quererlo abrazar, que eso sea nuestro coraje para cuidarnos, que nos empeñemos en no relajarnos, para poder seguir con esa convivencia, abrazarnos, que nuestros niños tengan una vida normal, porque no la tienen, pensemos en eso y hagamos conciencia de todo lo que ellos se están perdiendo a su corta edad.

Esto sigue pasando, no para, cada día agarra más fuerza y nosotros más relax. Es al revés, nosotros debemos, tenemos que agarrar más fuerza de voluntad, hacer caso a nuestras autoridades de salud, para que esta pandemia sea la que pierda fuerza y nosotros no perdamos la batalla.

No nos cuesta nada quedarnos en casa, si no tienes a que salir ¿para qué exponerse?

Piénsalo.

 

ruiz.urquijoopinion@gmail.com

Leave a Reply